Tú ¿Por qué te levantas todos los días?

Cada día, yo me levanto para tomar mi parte de la vida. Me codeo, me cruzo, con mucha gente que hacen lo mismo. Se sienten bien en relación con los otros. Participan tanto de sus alegrías como de sus penas. Y esto es lo que les da un sentido para su vida de cada día.
Es una manera muy concreta de vivir una jornada que, cuando llega la tarde, se ve bien llena. Es así como Jesús ha vivido en medio de nosotros, maravillándose, admirándose: « Te doy gracias, Padre, porque has revelado estas cosas a los pequeños! »
Hay otros que se levantan cada mañana sólo por y para ellos. Están motivados de tal manera por la idea del éxito, que no dudan en ignorar a todos los que les rodean, o peor aún, no dudan en aplastarlos para poder alcanzar sus objetivos. Pero lo que es más triste es que para ellos la tarde no llega nunca. Porque incluso por la noche quieren ser estrellas!
« Por mucho que subas, todo termina en cenizas ». Henri ROCHEFORT
Sólo los gestos concretos del amor que crea comunión, siembra semillas para la eternidad (Jesús de Nazaret).

Deja un comentario

Cerrar menú