CEHS: ¡en verano seguimos trabajando y formándonos!

Uno de los problemas a los que se enfrenta el mundo es al Cambio Climático y como docentes, lo tenemos muy presente, por eso desde el proyecto CEHS, la profesora Clara Marrodán, ha participado en el V Simposio de docentes de CEHS, que se celebró en julio en Valsaín.

Las redes de escuelas para la sostenibilidad deben abordar los grandes desafíos ecosociales actuales y avanzar para reconstruir juntos el mundo que anhelamos (más amable, sostenible y resiliente), enfocado en la conexión con uno mismo, con los otros y con la naturaleza de la que formamos parte, comenzando desde el entorno más cercano, reimaginandonos y tejiendo redes de conexión y apoyo.

Tras dos días y medio de trabajo conjunto, en los que tuvimos la oportunidad de reflexionar sobre como educar para el cambio y la percepción social del Cambio Climático con las intervenciones de Edgar González Gaudiano y Pablo Meira Cartea, las sesiones de intercambio de experiencias entre el profesorado de las nueve redes participantes, los talleres en los que se han proporcionado diferentes herramientas y estrategias educativas para la integración curricular del Cambio Climático, los espacios de ocio, descanso y celebración, se ha llegado a las siguientes conclusiones:

–      En el estado de emergencia climática en el que nos encontramos es imprescindible el respeto a los límites de los recursos y la creación de resiliencia, para ello, es necesario: reducir urgentemente las emisiones de dióxido de carbono y nuestra dependencia de los combustibles fósiles, hacer un uso sostenible de los recursos, y crear estrategias para adaptarnos a las crisis ecosociales.

–      Promover la inclusión y la justicia social ya que las personas más desamparadas e impotentes en nuestras sociedades son probablemente las más afectadas por los crecientes precios de los combustibles y alimentos, la escasez de recursos y los eventos climáticos extremos.

–      Potenciar la participación comunitaria. Se trata de trabajar con todos, escuchando y tomando en cuenta la opinión de todos, creando soluciones comunes, prácticas y apropiadas que nos permiten desarrollar relaciones colaborativas de confianza.

–      Facilitar la creación de espacios para la reflexión, la celebración y el descanso, equilibrando los momentos de trabajo activo.

–      Ser parte de una red de aprendizaje, puesto que al ser parte de una red podemos crear cambios más rápidos y efectivos, recurriendo a las experiencias y percepciones de otros, aprendiendo tanto del fracaso como del éxito.

–      Compartir las ideas y el poder libremente, en un proceso comunitario en que las ideas pueden ser aceptadas rápida, amplia y efectivamente porque cada red se apropia del proceso para sí misma.

–      Colaborar y buscar sinergias, el foco es trabajar juntos como comunidad, desplegando nuestro genio colectivo para tener mayor impacto de lo que podemos tener como individuos, buscando alianzas creativas para desarrollar una cultura colaborativa.

–      Generar espacios de diálogo entre todos los actores implicados: profesorado, alumnado, familias, tercer sector…

–      Fomentar la creatividad y la visión positiva para resolver los problemas del mundo real para que el aprendizaje sea significativo y competencial y el objetivo final tenga relevancia, resolviendo problemas locales a nivel local.

–      Desarrollar y promover posibilidades positivas, en lugar de declararse en contra de las cosas, para comprometer e involucrar a las personas, animando a imaginar el futuro que quieren habitar. La creación de nuevas historias es parte fundamental de este trabajo de visualización, como también lo son la diversión y la celebración.

–      Aplicar los principios de coherencia y de “menos es más”. Ganar en coherencia supone llevar a la práctica todo aquello que le haga ser más sostenible, ecológico y participativo. “Menos es más” parte de la premisa de que, frente al más que nos rodea, se va a poner el menos para ser mejores. Así frente a consumo, gasto energético, contaminación, uniformidad o jerarquía se va a poner sencillez, ahorro, eficiencia, creatividad y participación.

La diversidad que ofrece ESenRED nos permite tener visiones alternativas que pueden dar respuestas y ayudar a encontrar soluciones a los desafíos del Cambio Climático.

Este es un aspecto clave para promover un cambio hacia vínculos más sostenibles y equilibrados de la sociedad con la naturaleza de la que formamos parte.

El modelo socio-económico actual, en el que las personas se conciben como seres independientes de los ecosistemas, que usan de los recursos sin tener en cuenta su tasa de renovación, requiere la generación de un crecimiento infinito en un mundo con recursos finitos. Esto implica generar conciencia sobre los cambios necesarios y trabajar para transformar un paradigma centrado en la competencia, hacia otro enfocado en la colaboración y el respeto y el cuidado de la comunidad de la vida, como se establece en la Carta de la Tierra, siendo esta la base de una cultura resiliente y de paz.

La educación es una herramienta transformadora que juega un papel principal para generar los cambios requeridos.

La mejor conclusión a todo el trabajo de este Simposio y el reflejo de las redes personales que se han creado son estas imágenes.

 

Deja un comentario

Cerrar menú